slide5.png

rojo002

Manuscrito del Diario del Che

¿Imaginó usted que podría leer directamente el manuscrito del Diario del Che en Bolivia?

Ahora puede hacerlo, haga:  click aquí…

tomof

El Diario del Che en Bolivia

Edición Digital del Diario del Che cotejada con el manuscrito original, contiene nota aclaratorias fichas biográficas y otros documentos.

Descargue aquí...

unoauEl Che evaluaba a sus hombres

Trimestralmente uno a uno el Che anotaba sus impresiones sobre los combatientes de la guerrilla

Vea aquí este documento...

"La Prensa". La Paz, prostate junio de 2008.

Las acciones guerrilleras comandadas por el Che se iniciaron en Bolivia el 23 de marzo de 1967, sick tres meses antes de la Masacre de San Juan.
Aunque en escenarios completamente distintos y alejados, doctor los sucesos de San Juan no se explican sin la insurgencia del grupo armado en Ñacahuasu. La masacre fue, en última instancia, una medida estratégica preventiva dispuesta por el presidente René Barrientos Ortuño y sus asesores estadounidenses, precisamente para evitar que se constituya y articule un nexo entre mineros y guerrilleros. De no mediar San Juan y si el movimiento guerrillero no hubiese sido aplastado de manera tan temprana, unos y otros hubieran terminado, sino encontrándose, por lo menos, marchando en paralelo por objetivos comunes. De ahí la necesidad de Barrientos de anticiparse a los hechos.

Los mineros, en particular los del eje Huanuni-SigloXX-Catavi, eran en esa época el sector social más combativo y un baluarte de la oposición a la política oficial, el único capaz de ser un obstáculo para el gobierno y, por tanto, el único susceptible de constituirse en aliado significativo de la guerrilla. En otras palabras, se levantó una barrera de sangre para impedir la alianza entre mineros y guerrilleros.

San Juan en el Diario del Che

El día 8 de junio en su célebre diario aparece la primera anotación del Che referida a la situación en las minas. La información propalada por las radioemisoras era la única fuente que disponían los guerrilleros. Por lo general, captaban las radios Altiplano y Cruz del Sur de La Paz, Norte de Montero, así como algunas del exterior.

"...Se da noticias sobre el estado de sitio y la amenaza minera, pero todo queda en agua de borrajas.", dice ese apunte. En efecto, el día anterior el gabinete ministerial había decretado el Estado de Sitio en todo el territorio nacional, "en razón de la situación explosiva reinante" al decir del ministro de gobierno, Antonio Arguedas. Se declaraba fuera de la ley a los partidos de izquierda por haberse solidarizado públicamente con la guerrilla y se prohibía terminantemente todas las reuniones y manifestaciones públicas. Según el portavoz del gobierno, la medida se tomó fundamentalmente por la amenaza de los mineros de Huanuni de salir en marcha de protesta hacia la ciudad de Oruro y debido a que varios dirigentes mineros habían pronunciado discursos "francamente subversivos y en apoyo a las guerrillas que operan en el sudeste del país".

..."La noche de San Juan no fue tan fría como podría creerse de acuerdo a la fama... El asma me está amenazando seriamente y hay muy poca reserva de medicamentos", anota el comandante guerrillero la noche del 23 de junio. Dado el aislamiento en que se hallaba la guerrilla, el Che no tenía ninguna noticia de que, para aquellas fechas, los dirigentes mineros que todavía no habían sido apresados, funcionando como núcleo semi clandestino y un tanto disperso de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), habían convocado a un Ampliado Nacional en el campamento minero de Siglo XX, al mismo que también habían sido invitados dirigentes de varios sectores laborales afiliados a la Central Obrera Boliviana (COB).

El Che no podía estar al tanto de que los dirigentes sindicales tenían la pretensión, más o menos implícita, de intentar en esta reunión dar vigencia a la perseguida e ilegalizada organización matriz de los trabajadores bolivianos.
El Che ignoraba también, en absoluto, que de forma espontánea en asambleas de trabajadores de Huanuni y Siglo XX, habían comenzado a darse señales de solidaridad con la guerrilla pues se hablaba de donar medicamentos, de entregar una "mita", es decir los réditos de una jornada laboral, para apoyar a los alzados del sudeste. También se escuchaban voces, particularmente en Huanuni, en sentido de declarar a las minas como "territorios libres", aspecto que fue ampliamente magnificado por el gobierno con el propósito de justificar su incursión punitiva de la noche del 23 al 24 de junio.
"... Acampamos en las faldas del cerró Durán. La radio trae la noticia de lucha en las minas. Mi asma aumenta". (24 de junio).
"...La radio argentina da la noticia de 87 víctimas; los bolivianos callan el número (Siglo XX). Mi asma sigue en aumento y ahora no me deja dormir bien". (25 de junio). Estas dos anotaciones sucesivas en su diario, revelan la escasa información y, por tanto, el aparente desinterés del Che en los acontecimientos que tuvieron lugar esos días. Una de sus mayores preocupaciones era el tema de su salud que se iba tornando angustiante para él.

"Volveré a ser..."

Sólo el 30 de junio hay nuevamente una anotación relacionada con la masacre: "...Me atribuyeron ser el inspirador del plan de insurrección en las minas, coordinado con el de Ñancahuasú. La cosa se pone linda; dentro de algún tiempo dejaré de ser "Fernando sacamuelas".
El final de este apunte es sumamente significativo. El Che insinúa la posibilidad de revelar abiertamente que era él quien comandaba la guerrilla de Ñacahuasu .
Hay que recordar que hasta ese momento, y en realidad hasta el final, el Che estuvo en Bolivia clandestino, sin confirmar su presencia por ninguna vía, ni siquiera en sus esporádicos contactos con la población campesina. Su presencia era intuida y sospechada por muchos, pero sólo las fuentes militares y gubernamentales, las menos creíbles de todas, más o menos desde el mes de abril insistían sobre esta posibilidad dándole cierto grado de verosimilitud.
Entretanto, alguna prensa de los Estados Unidos publicaba versiones escépticas sobre la presencia del Che en Bolivia, parece que las autoridades de ese país no lo creían posible. O, al contrario, lo sabían, pero no querían admitirlo públicamente, previendo la repercusión que esto acarrearía.
Los máximos dirigentes del PCB, entonces Mario Monje, Jorge Kolle y Simón Reyes, estaban al tanto de todo, incluso el primero de ellos se había entrevistado con el Che en Ñacahuasu el 31 de diciembre de 1966. Kolle y Reyes, por su parte, estuvieron en La Habana las semanas siguientes y acordaron con Fidel Castro una reunión con el Che para discutir los términos en los que el PCB se relacionaría con la guerrilla. Kolle había aducido que no estaba al tanto del carácter continental del proyecto del Che.

Pero, no obstante ese amplio conocimiento que la cúpula del PCB tenía, mantuvo férreamente el secreto de la presencia del Che.
Los servicios de inteligencia norteamericanos y bolivianos desde el comienzo tenían muchos indicios y cuasi evidencias de que el Che estaba aquí, pero la confirmación definitiva al parecer la obtuvieron de las declaraciones de Regis Debray y Ciro Roberto Bustos, quienes habían sido apresados en Muyupampa el 19 de abril.

Precisamente para aproximarse a Muyupampa con objeto de permitir la salida de estos dos "visitantes" el grueso de la columna guerrillera se había separado de la retaguardia comandada por Joaquín (el comandante cubano Juan Vitalio Acuña Núñez), hecho que resultó nefasto pues ambos grupos jamás se volvieron a encontrar a lo largo de la campaña.
El Che no firmó con su nombre ninguno de los cinco comunicados numerados que la guerrilla intentó sin éxito difundir. Entre ellos el Nr. 1 publicado con gran revuelo el 1 de mayo en el periódico "Prensa Libre" de Cochabamba, gracias a que el mayor Rubén Sánchez, prisionero de los guerrilleros, lo hizo llegar subrepticiamente.

Entre la documentación capturada aparece un breve documento de salutación al 26 de julio en Cuba, que lleva como firma sólo el nombre de Inti en su calidad de comisario político de lo que, ya desde marzo, comenzó a llamarse Ejército de Liberación Nacional de Bolivia.

El Che aparecía como Ramón, nombre con el que también se presentaba en sus breves contactos con la población rural. Después, cuando esos encuentros fueron más intensos y frecuentes e incluso se dedicaba a dar asistencia dental a muchos campesinos, se hizo llamar Fernando. El 21 de junio con un toque humorístico anotó en su Diario: "Después de dos días de profusas extracciones dentales en que hice famoso mi nombre de Fernando Sacamuelas ... cerré mi consultorio y salimos por la tarde; caminando poco más de una hora."


Por eso, a raíz de la propaganda gubernamental que lo relacionaba con los sucesos en las minas dice que dentro de algún tiempo dejaría de ser "Fernando Sacamuelas". Revela así su intención de presentarse públicamente, de proclamar a los cuatro vientos que era él quien comandaba el grupo guerrillero instalado en el sudeste boliviano. Deseo al final no cumplido, dada su captura el 8 de octubre y su asesinato en La Higuera al siguiente día.

Memoria del Mundo

Colección Documental “Vida y Obra de Ernesto Che Guevara: desde los manuscritos originales de la adolescencia y la juventud hasta el Diario de Campaña en Bolivia.”
Patrimonio documental propuesto por la Bolivia y Cuba y recomendado para su inclusión en el Registro de la Memoria del Mundo en 2013.