slide4

unoevaluaUno a Uno el Che evaluaba a sus hombres

Trimestralmente uno a uno el Che anotaba sus impresiones sobre los combatientes de la guerrilla
Vea aquí este documento...

rojo002Manuscrito del Diario del Che en Bolivia

¿Imaginó que podría leer directamente el manuscrito del Diario del Che en Bolivia?

Ahora puede hacerlo, haga:  click aquí…

tapa11El Diario del Che en Bolivia

Tercera Edición Digital del Diario del Che cotejada con el manuscrito original, (actualizada a octubre de 2017) contiene nota aclaratorias fichas biográficas y otros documentos.

Descargue aquí...

Ernesto Che Guevara

  • ¿Dónde está el cuerpo del Che?

    Periódico Los Tiempos. Cochabamba, 31 de julio de 1994

    Carlos Soria Galvarro es alguien "quien vivió en carne propia la situación de estar, debido a los ´principios orgánicos´, oficialmente al margen del movimiento guerrillero, pero cuyo sentimiento se desgarraba ante el sacrificio de los combatientes, la mayoría de ellos de la misma generación y a los que nos unían entrañables lazos de amistad y compañerismo".

  • ¿Tenía el Che una propuesta para Bolivia?

    La Razón - 14 de Octubre 2012

    El mismo día de su arribo al río Ñacahuasu el Che inició sus anotaciones diarias con la conocida frase: “Hoy comienza una nueva etapa.” Había llegado clandestinamente y luego de hospedarse dos noches en el Hotel Copacabana de La Paz, emprendió viaje en jeep hasta la región de Lagunillas, en el sudeste del país.

    Dejaba atrás otras etapas de su vida trashumante de revolucionario: su frustrada incursión en el África (Congo), que a su vez había terminado con la fase de su fulgurante presencia en la revolución cubana.

    ¿Cuál era entonces la “nueva etapa” que iniciaba el 7 de noviembre de 1966?

  • Bibliografía Boliviana sobre la Guerrilla del Che

    (Actualizada en agosto de 2017)

    La presente recopilación abarca en primer lugar la (casi) totalidad de libros de autores bolivianos relacionados con el tema, publicados en Bolivia o en otros países. Es menos exhaustiva en lo referente a obras de ficción, (novelas, cuentos, poesías) y a tesis universitarias de grado).

    Seguidamente, se incluyen algunos libros de autores no bolivianos, considerados útiles para entender la temática guerrillera (algunos de ellos también publicados en Bolivia). Así como ocho biografías principales.

    La muestra presenta una selección boliviana de folletos, capítulos de libros y revistas, suplementos y artículos periodísticos. En ella se incluyen solamente algunas piezas consideradas de mayor relevancia, dado que es poco menos que imposible abarcar la totalidad de lo publicado. Solamente se mencionan las primeras reimpresiones del Diario del Che en Bolivia que hicieron los periódicos Presencia y Los Tiempos en 1968, no así las numerosas reproducciones subsiguientes tanto de periódicos como de editores “piratas”.

    Se incluye también una sección sobre textos esenciales del propio Che Guevara

  • Comentario: Che y Debray en las antípodas

    yuriFCheEl libro de Yuri F. Torrez es un notable esfuerzo por articular un gran volumen de información sobre la guerrilla del 1967. Urge recuperar documentos, exclusivamente laudatorio los unos, o groseramente condenatorio los otros.

    TEMA AÑEJO

    En la medida que nos aproximamos al medio siglo de producidos los acontecimientos, generalmente se cree que la perspectiva se amplía para analizarlos. Además, se supone que la distancia temporal transcurrida permite abordar los hechos con menos apasionamientos, con nuevos enfoques y miradas distintas a las predominantes casi cinco décadas atrás. Sin embargo, el libro que hoy comentamos, si no desmiente, por lo menos atenúa las anteriores aseveraciones, pues lo fundamental de su contenido está orientado a reconstruir el contexto del surgimiento de la guerrilla del Che, con especial énfasis en el involucramiento del entonces joven intelectual francés Regis Debray y el espectacular sainete judicial montado en la ciudad petrolera de Camiri para juzgarlo junto al artista argentino Ciro Roberto Bustos. Y el tema no es nuevo, se arrastra por varias décadas y periódicamente aflora en los debates y controversias que se levantan en torno a lo sucedido en 1967, un acontecimiento de carácter internacional ocurrido en nuestro país.

  • Convoca Bolivia tres importantes eventos internacionales por el Che

    logoChepSe confirmó la convocatoria del Congreso de Medicina Social Alternativa Che médico; del Segundo Encuentro Latinoamericano de Periodistas Antimperialistas y el Encuentro Internacional del Pensamiento Guevarista

    LA PAZ.–Bolivia espera la participación de destacadas personalidades internacionales de la política, la medicina y el periodismo en tres importantes eventos a efectuarse en Vallegrande, con motivo del aniversario de la llegada de Ernesto Che Guevara a este país.

    El 9 de octubre próximo se conmemoran 50 años del asesinato del Che Guevara, pero el presidente boliviano Evo Morales prefiere recordar en esta fecha la vigencia de su presencia y la de sus compañeros de guerrilla en una gesta revolucionaria que ha perdurado después de cinco décadas.

    En declaraciones a Prensa Latina la diputada Sonia Brito confirmó la convocatoria del Congreso de Medicina Social Alternativa Che médico; del Segundo Encuentro Latinoamericano de Periodistas Antimperialistas y el Encuentro Internacional del Pensamiento Guevarista.

  • El Che en Bolivia: datos para la historia

    Periódico Presencia. La Paz 8 de octubre del 2000

    Hace algún tiempo, el director de radio Fides, Eduardo Pérez, en una entrevista radial me pidió hacer una valoración del significado histórico de la guerrilla del Che. Sólo como reflexionando en voz alta dije que me parecía uno de los hechos más notables del Siglo XX, en realidad un suceso de carácter internacional ocurrido en Bolivia, antes que un hecho exclusiva y estrictamente boliviano. Es más, añadí que la presencia del legendario guerrillero en nuestro país y sobre todo las circunstancias que rodearon su muerte colocaron a Bolivia en el centro de la atención internacional. Pérez quiso rela¬tivizar mis afirmaciones diciendo que Bolivia también había estado en la vitrina planetaria con su participación en el campeonato mundial de fútbol en 1994 y que, por supuesto, la Guerra del Chaco era de lejos un suceso muchísimo más notable y significativo que la guerrilla del Che.

  • El Che en los tiempos del mundo

    Otra vez siento bajo mis talones el costillar de
    Rocinante,  vuelvo al camino con mi adarga al brazo....

    English / Deutsch

    De la carta de despedida a sus padres (1965)

    Los personajes históricos son tales precisamente porque, de un modo u otro, encarnan el espíritu de una época y por eso mismo trascienden en el tiempo. Ernesto Guevara de la Serna, el Che, es uno de ellos. Nació en Argentina, deambuló por varios países sudamericanos, alcanzó sus mayores glorias en Cuba y su muerte trágica en Bolivia contribuyó a transformarlo en un protagonista esencial del Siglo XX.

    LOS HECHOS

    El 23 de marzo de 1967, al producirse la primera emboscada sobre el río Ñacahuasu, se inició el conflicto armado entre el grupo guerrillero y el ejército boliviano.
    Los efectivos del Che no llegaban al medio centenar (23 bolivianos, 16 cubanos, 3 peruanos y dos nacidos en Argentina, él y Tania), sin contar 2 "visitantes", 4 dados de baja y 2 desertores. Con todo, entre marzo y octubre, el balance le era en apariencia favorable. En total la guerrilla le hizo 49 bajas al ejército, un número similar de heridos y numerosos prisioneros. Le capturó una cantidad apreciable de armas y vituallas. Además, el 6 de julio tomó espectacularmente la población de Samaipata, sobre la carretera Cochabamba-Santa Cruz.

  • El Che entre los libros

    índiceCIComentario sobre una actualizada bibliografía

    Texto publicado en la Revista: Cuarto Intermedio #116

    Una de las herramientas que tenemos a mano para valorar la importancia de un acontecimiento histórico es hacer el recuento del número de voces –escritas y /o audiovisuales - a las que da origen, como expresión de un imaginario colectivo. Y algo similar puede decirse con respecto a la huella que marcan los personajes.
    Por ejemplo, ¿cuántos libros, artículos de periódicos y revistas, documentales y películas de ficción han aparecido sobre el presidente John Kennedy y su asesinato en 1963? Seguro que la cifra es tan elevada como difícil de precisar.
    Che entre la historia y el mito
    Ernesto Guevara de la Serna, más conocido como Che Guevara, es uno de esos casos especiales. Nacido en Argentina, recién graduado de médico en 1953 hizo un segundo viaje terrestre que lo inició por Bolivia. En compañía de su amigo “Calica” Ferrer permaneció aquí 45 días en calidad de lo que ahora llamaríamos “mochilero”, palpando las peripecias que el país vivía como efectos de la revolución del 9 de abril del año anterior. Visitó la mina Bolsa Negra, los Yungas, el Titicaca y la pista de esquí “más alta del mundo” (Chacaltaya todavía cubierto de nieve). Fue en su estadía en La Paz que conoció la noticia del asalto al cuartel Moncada por jóvenes cubanos comandados por Fidel Castro el 26 de julio de aquel año. Pasó al Perú por Copacabana y luego de recorrer varios países se estacionó en Guatemala. Allí pudo ver de cerca y sentir en carne propia la conspiración de la CIA que consiguió derrocar al gobierno progresista de Jacobo Arbenz quien, entre otras medidas, impulsaba una reforma agraria que afectaba a grandes propietarios y compañías norteamericanas. El Che terminó asilado en México, donde poco tiempo después se enroló en las huestes de Fidel Castro que, sin desanimarse por el fracaso del Moncada, preparaba el desembarco en la isla para desarrollar la lucha armada contra el dictador Fulgencio Batista, apoyado por los Estados Unidos. Empezó como médico de la expedición pero muy pronto se destacó como jefe militar y político. Derrotada la dictadura, puestos en fuga Batista y sus allegados, e iniciadas las transformaciones revolucionarias, Che Guevara derivó en ser una de las principales figuras de la Revolución Cubana, proceso iniciado el 1 de enero de 1959. Ocupó altos cargos en el nuevo gobierno: Presidente del Banco Nacional, Ministro de industrias y con frecuencia representante en diferentes foros internacionales y misiones en diferentes países.

  • El Che, algunos datos y muchos ¿por qué?

    che en caballoLa Razón (Edición Impresa) Aquí y Ahora  – 11 de octubre de 2015

    En este octubre comienza la recta final hacia el medio siglo de un acontecimiento mundial que tuvo como escenario a Bolivia: la presencia del comandante guerrillero Ernesto Che Guevara al mando de una columna instalada en la zona del río Ñacahuasu, al sudeste del país.
     
    Algunas pinceladas sobre el suceso son: su azarosa confrontación con el Ejército boliviano, la realización de un estrambótico juicio militar a dos de sus colaboradores (un francés y un argentino) en Camiri, su captura luego de ser levemente herido en la quebrada de El Churo el 8 de octubre, su traslado a la población de La Higuera, su asesinato junto a dos de sus compañeros en la escuelita local el 9, el traslado de su cadáver a Vallegrande y su exhibición pública al día siguiente, con la versión no creída por nadie de que había muerto en combate. A continuación, el intento de cerrar el capítulo con el anuncio, igualmente falso, de que sus restos habían sido quemados y esparcidos.
  • Gary Prado y El Che: Restituir La Historia

    Gary PradoA punto de cumplirse los 50 años del asesinato en La Higuera de Ernesto Guevara el 9 de octubre de 1967 no son pocas las dudas sobre que ocurrió ese día y el anterior. Recientemente el debate renació cuando el presidente Evo Morales acusó al entonces capitán Gary Prado Salmón de asesinar al Che. Rápidamente algunos cientistas y comunicadores sociales salieron el defensa de Prado y atacaron acremente al Presidente. Argumentaron que el militar capturó al Che, que lo entregó vivo a sus mandos y que por tanto es inocente de una culpa que recae en quienes dieron la orden de ejecutarlo.

    Tras escribir sobre Teoponte, investigo la presencia del Che en Bolivia; tengo un libro ad portas. Me baso en documentos de diversos archivos, y entrevistas a partícipes de la lucha armada en Bolivia entre 1966 y 1967. En ese periplo leí la obra de Prado y conversé con él en su casa de Santa Cruz. Me pareció una persona sensata, inteligente y aprecié su narrativa.

  • La intervención Norteamericana en Bolivia

    Al conocer los norteamericanos la presencia guerrillera en Bolivia, enviaron armas, vituallas, asesores y agentes de la CIA. El teniente coronel Redmond E. Weber, oficial que comandaba el VIII grupo de las fuerzas especiales de los Estados Unidos, llegó a la ciudad de Santa Cruz de la Sierra el 27 de marzo de 1967, acompañado del mayor Ralph W. Shelton.

    Un día después un avión norteamericano aterrizó en esa ciudad con 15 instructores, expertos en la lucha anti guerrillera en Vietnam. El 28 de marzo, el Che escribió en su Diario que “Las radios siguen saturadas de noticias sobre las guerrillas. Estamos rodeados por 2 000 hombres en un radio de 120 kilómetros, y se estrecha el cerco, complementado por bombardeoscon napalm [...]”.

  • Los libros: compañía inseparable del Che

    Texto base de las conferencias dictadas por el autor en diversos escenarios, entre ellos: en Puerto Montt durante el Encuentro de promoción del libro y la lectura "Al Sur de la Palabra", en 2005; en Altagracia (Argentina) el 2006 y en las Ferias del Libro de La Paz (2007), La Habana, 2007 y Buenos Aires, 2008.

    Suele decirse por error que los hombres de acción, eminentemente prácticos, desprecian las teorías. Por tanto son muy poco aficionados a la lectura y nada amigos de los libros. No hay tal. La vida está plagada de ejemplos en contrario.

    Los grandes transformadores de la humanidad, aquellos que dejaron huellas en su paso por la historia, fueron por lo general asiduos lectores y amantes de los textos, indepen­dientemente del soporte material donde hayan estado escritos, sea éste la piedra, el papiro, el bambú, la madera, la arcilla, el pergamino, el códice manuscrito o el libro impreso en papel. Ahí están para la muestra: Alejandro, Napoleón, Bolívar o Che Guevara.

    Claro que, como en todo, hay excepciones que no hacen sino confirmar la regla. En nuestra América tuvimos un conquistador hispano, Francisco Pizarro, criador de cerdos, analfabeto para más señas, que realizó grandes hazañas, consideradas incluso proezas militares, como la de enfrentarse en Cajamarca con sus 164 arcabuceros a un ejército desprevenido y casi desarmado de 30.000 hombres que protegían al soberano inca.

  • Monje o el Che...

    3ok conmonjeFuente: Hparlante

    El 31 de diciembre de 1966, dos hombres se sentaron a conversar entre la rala espesura de la selva. Uno, boliviano; el otro, argentino, aunque aquella mañana este último representaba más bien al Estado cubano. El primero era Mario Monje Molina; el segundo, Ernesto Che Guevara. De aquella cita dependía que un partido político de década y media de vigencia aceptara sostener o solo aplaudir a aquel reducido ejército del tamaño de una compañía, congregado en Ñancahuazú en las semanas previas.

    Algo grande estaba en juego. Se negociaba que un extenso aparato logístico se pusiera en acción para nutrir al núcleo combatiente. El partido comunista debía colocarse al servicio del “Comandante de América”.

    Según Monje Molina, el Che comenzó así: “Quiero pedirte disculpas, te hemos engañado, no pudimos explicarte nuestros planes, pero estamos aquí y esta región es mi territorio liberado”. Desconfío del atribuido uso del posesivo (“mi territorio”). Es probable que Guevara hubiese preferido considerarlo “nuestro”. Al fin y al cabo, él era el forastero.

  • Necesidad de rescatar al Che histórico

    che avec tdcEscribo estas líneas desde la ciudad de Vallegrande, agitada por una oleada de visitantes de diversos confines, del país y del mundo. Llegaron aquí para conmemorar los 50 años del asesinato de Ernesto Che Guevara. Me dicen que prudentemente, antes de la llegada de la avalancha humana, un grupo contrario a las conmemoraciones, compuesto fundamentalmente por exsoldados “boinas verdes”, hizo su propia celebración en la plaza de la capital provincial. El hecho en sí muestra hasta qué punto el tema Che-guerrillas sigue desatando las pasiones políticas en el país.

    Es innegable, por ejemplo, que los eventos conmemorativos han sido convocados y organizados por instancias oficiales en coordinación con una gran diversidad de movimientos sociales y con autoridades locales de diverso signo, empeñadas en promocionar a sus regiones. De otra parte, los ex “boinas verdes”, aferrados al estereotipado lenguaje de la Guerra Fría, han encontrado el entusiasta y generoso apoyo de la Gobernación de Santa Cruz así como de otras instancias intermedias.

  • No tiene sentido guardar secretos que ya no lo son

    cart1La Razón 26/05/2013

    A estas alturas de la historia, casi todo se ha sabido de la guerrilla del Che Guevara y su paso por Bolivia. Muchos documentos fueron recuperados y yacen en el Archivo Militar, que, sin embargo, no se abren a los investigadores. No hay necesidad de ese celo, aunque el resguardo puede convertirse en un riesgo para la historia.

    Cómo andamos en materia de documentos que sustenten la memoria histórica de los sucesos guerrilleros de Ñancahuazú en 1967 y la presencia  de Che Guevara en Bolivia? La pregunta se torna muy pertinente cuando nos aproximamos al medio siglo de que esos hechos ocurrieran.

    Lo que diferencia al verdadero historiador del mero intérprete de la historia es lo que José Roberto Arze llama la “administración de la prueba”. El que simplemente “interpreta” la historia hace afirmaciones más o menos aceptables de acuerdo con su sagacidad y habilidad. El historiador, en cambio, respalda con alguna prueba lo que dice.

    En la historia, lo mismo que en el derecho, las pruebas son de dos clases principales, apunta el académico boliviano: las materiales y las testimoniales. “Las primeras son objetos físicos ‘portadores’ de información: documentos, escritos, sonoros, visuales, etc. Las segundas son ‘declaraciones’, evocaciones o recuerdos de quienes han sido ‘testigos’ de los hechos”.

  • Nuevos libros bolivianos sobre la temática del Che

    Nos acercamos al medio siglo de su caída y Ernesto Guevara de la Serna sigue dando tela para cortar. Entre 2010 y 2011, en menos de un año, se publicaron cinco nuevos libros de autores bolivianos vinculados al tema.

    Veamos el recuento en orden de aparición:

    -Hay una tumba en Vallegrande de Luis Fernando Sánchez Guzmán. La Paz, septiembre de 2010, Ed. La Razón. 366 p. El autor es militar jubilado, vinculado a la Academia Boliviana de Historia Militar e hijo del general Eladio Sánchez Gironda, Jefe de Estado Mayor de la Cuarta División de Ejercito en tiempos de la lucha antiguerrillera. De manera casi obsesiva y con argumentación básicamente especulativa y prejuiciosa busca probar que el hallazgo de los restos del Che en 1997 habría sido nada más que un montaje de los servicios de inteligencia cubanos. La especie, inicialmente divulgada por una pareja de periodistas europeos ávidos de notoriedad, pretende cierta verosimilitud en voz de un general boliviano con aires de historiador. El resultado es sí, una historia muy cercana a la ficción.

  • Octubre

    logo chePor lo general nos inclinamos a poner énfasis a la recordación de hechos históricos cuando cumplen aniversarios “redondos”. De ahí vienen los bicentenarios de los “gritos libertarios” que desde 2009 en adelante hemos venido conmemorando. Y muy ligado a ellos la creación de las dispersas repúblicas latinoamericanas, uno de cuyos hitos será el bicentenario de la declaración de la independencia de Bolivia, el 6 de agosto de 2025. Aunque faltan todavía ocho para arribar a los 200 años, sabido es que muchas cosas ya han comenzado a moverse en dirección a esa fecha, especialmente en el cronograma político.

     Octubre de 2017 es pródigo en este tipo de acontecimientos. Según la tradición, un 31 de octubre, hace 500 años, el  fraile alemán Martín Lutero clavó un escrito con sus famosas 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittenburg desafiando la hegemonía del papa de Roma. Había comenzado un proceso de reforma que influyó poderosamente en la historia europea y mundial. Este 31 de octubre culmina precisamente una extensa “década de Lutero” con una gran variedad de actos recordatorios, publicaciones, debates, reflexiones, y otras ceremonias que involucran no solamente a congregaciones religiosas, sino también a varios Estados.

Registro de la Memoria del Mundo - UNESCO

Colección Documental “Vida y Obra de Ernesto Che Guevara: desde los manuscritos originales de la adolescencia y la juventud hasta el Diario de Campaña en Bolivia
Patrimonio documental propuesto por la Bolivia y Cuba y recomendado para su inclusión en el Registro de la Memoria del Mundo en 2013.

Articulos de otros autores

Serie: El Che en Bolivia documentos y testimonios

tomodos.jpg

Buscar