logo150

slide4

unoevaluaUno a Uno el Che evaluaba a sus hombres

Trimestralmente uno a uno el Che anotaba sus impresiones sobre los combatientes de la guerrilla
Vea aquí este documento...

rojo002Manuscrito del Diario del Che en Bolivia

¿Imaginó usted que podría leer directamente el manuscrito del Diario del Che en Bolivia?

Ahora puede hacerlo, haga:  click aquí…

Diario del CheEl Diario del Che en Bolivia

Edición Digital del Diario del Che cotejada con el manuscrito original, contiene nota aclaratorias fichas biográficas y otros documentos.
Descargue aquí...

A quienes lleguen hasta aquí:

carlossoria libros

Como no podía ser de otra manera, la presencia del Che en Bolivia dejó una huella remarcable en este país ubicado al centro de Sudamérica. Impactó en varias generaciones de bolivianos y de cierta forma sigue presente en los ámbitos políticos y culturales. Su imagen aparece en sitios públicos, medios de transporte, camisetas, gorras, en las pancartas de muchas organizaciones sociales y en los corazones y mentes de muchos bolivianos. El actual presidente Evo Morales lo mencionó en su discurso de posesión en el Congreso, asistió a los actos conmemorativos de los cuarenta años de su caída y ha colocado un inmenso retrato de él en el propio Palacio de Gobierno en la ciudad de La Paz

Por una serie de razones generacionales, emotivas y de inclinaciones profesionales, quien esto escribe convirtió el tema Che en Bolivia en el objeto principal de sus investigaciones periodísticas.

Produjo algún material escrito al respecto y publicó documentos inéditos o casi inencontrables relacionados con el tema.

Ya era hora de que tales textos estuvieran también disponibles en la Web. Por eso este sitio, levantado con el exclusivo esfuerzo personal y el apoyo invalorable de Antonio Soria Galvarro, primogénito de la generación post Che, quien tuvo la iniciativa además de poseer las destrezas tecnológicas y la capacidad de administrarlo.

El sitio se ampliará constantemente incorporando la producción de otros autores así como también el resultado de la participación interactiva de los usuarios. Asimismo, se espera la cooperación voluntaria de personas e instituciones para hacerlo sostenible en el tiempo

Atentamente:

Carlos Soria Galvarro
Periodista boliviano
csoriag@yahoo.com

El Che: otras miradas y nuevos lenguajes

La Razón Aquí y ahora

checapturadoCuando parece que ya está todo dicho, que ya no queda nada por revelar y debatir sobre la guerrilla del Che en Bolivia, surgen nuevas interrogantes y cuestionamientos, testimonios contradictorios y apreciaciones contrapuestas. El tema parece de nunca acabar. En la medida en que nos aproximamos al medio siglo de los sucesos, los actores directos son cada vez menos, y sus recuerdos cada vez más difusos. De ahí la mayor importancia que cobra la documentación primaria, aquella que se produjo en el fragor de los mismos acontecimientos. Por ello vengo proponiendo una campaña por la recuperación de documentos y la apertura de los archivos, cuyas metas serían más o menos las siguientes:

— Rescate de material histórico documental de manos privadas y su traslado a repositorios públicos (por ejemplo fotografías tomadas por los mismos guerrilleros; el archivo completo del Juicio de Camiri, que está extraviado; algunos diarios personales tanto de guerrilleros como de oficiales bolivianos; correspondencia e instructivos militares y otros).

— Acceso a los archivos de las Fuerzas Armadas, interpretando y modificando, si fuera necesario, la normativa legal al respecto (hasta ahora solo se ha permitido dicho acceso a investigadores militares).

— Traslado definitivo de los manuscritos de los diarios del Che y de Harry Villegas (Pombo), la libreta del Che de evaluaciones trimestrales y otros documentos al Archivo Nacional de Sucre, el único apto para la mejor conservación de los documentos (actualmente se hallan en un sobre lacrado en una gaveta del Banco Central, expuestos a un creciente deterioro, que no condice con la obligación que tiene el Estado boliviano de proteger y custodiar dicha documentación en el marco de la declaratoria de Memoria del Mundo, por la Unesco).

— Apertura de los archivos cubanos y publicación de todos los escritos del Che aún inéditos.

— Ampliación sustancial de la desclasificación de documentos de los archivos estadounidenses y elaboración de una demanda para reclamar, por vía diplomática, la devolución de objetos y documentos de la guerrilla llevados a ese país.

— Mejoramiento y ampliación de museos y espacios memoriales que reflejen con amplitud los hechos históricos, en su complejidad e integralidad, y que se articulen con rutas de turismo preferiblemente comunitario.

La segunda cuestión planteada, de hecho más complicada, es iniciar un proceso de acercamiento entre las dos partes involucradas. Dadas las nuevas condiciones y el incremento de las relaciones de amistad entre Cuba y Bolivia, considero necesario una gradual aproximación entre los dos Estados y sus instituciones específicas para abordar e interpretar diversos aspectos del hecho histórico y sus protagonistas de ambos lados, en un marco de respeto y consideraciones mutuas.

Los primeros pasos en ese sentido podrían ser los cambios de lenguajes, exclusivamente laudatorio en un caso y groseramente condenatorio en el otro. Dejar de suponer que los únicos caídos que merecen ser recordados y merecen homenajes son de modo excluyente los de uno u otro bando. Peor aún, mantener la fraseología y los caducos conceptos de la “Guerra Fría”, como todavía ocurre en algunos niveles de las Fuerzas Armadas, especialmente entre exsoldados y exoficiales ahora en retiro, y en algunos sectores de la población boliviana. El tema es complejo y contradictorio, pero opino que en algún momento debe ser abordado. Y el medio siglo es una buena oportunidad para hacerlo, cara a cara y sin prejuicios.

Buscar